logo-design-refresh.jpg

 

Empieza como un aire distinto en el aire, quizás causado por tormentas solares, la luna llena o algún factor climatológico.

Algo parecido a cómo los pájaros saben instintivamente cuándo volar hacia el sur durante el invierno, o cuándo un puercoespín decide hibernar.

Es como una llamada inconsciente que surge de los recovecos más profundos y oscuros de la psique del dueño de la compañía o del director de marketing; alguien piensa que es hora de rediseñar el logo de la empresa.

Pero ¿cómo sabemos si en verdad es tiempo de llevar a cabo esa laboriosa tarea de cambiar el logo y no solo es un lapsus de aburrimiento?

 

logos-identidad-redisign.jpg

 

En realidad, la pregunta no es fácil de contestar, ya que incluso los caprichos son válidos y suficientes para aquel de quien depende la decisión, sin embargo, cuando el cambio se trata de una acción más estratégica o necesitamos convencer a alguien de que es la decisión correcta para la empresa, debemos considerar algunos factores.

 

El cambio generará costos. 

Aquí es donde puedes pensar, “¡claro, eso es obvio! las agencias de branding no trabajan gratis” pero es importante ir un poco más allá y considerar todos los costos adicionales que se generan, como:

  • Producir nuevos materiales de papelería
  • Ajustar o cambiar la identidad del sitio web
  • Cambiar las herramientas de venta
  • Rotular flotillas
  • Cambiar fachadas
  • Re-etiquetar productos
  • Etcétera.

Cambiar las aplicaciones del logo en tu empresa pude ser una ardua y costosa tarea o algo muy sencillo, depende del tamaño de la compañía y espacios en los que vive tu logo.

 

redesign-papeleria-aplicaciones-mega.jpg

 

Sin embargo, el elemento que más debe tenerse en consideración, ya que sin duda puede ser el más costoso, es el posicionamiento o recordación que tu logo ha generado (nótese que hasta ahora no se ha utilizado la palabra marca para definir al logo), ya que ese elemento es el más difícil de recuperar, incluso podría darse el caso de tener que generar esfuerzos de comunicación adicionales para comunicar el cambio, mismos que también generan costos.

 

Mencionado lo anterior, en este punto tal vez estés considerando que cambiar el logo de tu empresa realmente no es la mejor idea y… estoy de acuerdo, no es una acción que deba tomarse a la ligera y lo mejor es mantener tu logo tanto como sea necesario, es por eso que hacerlo bien desde el principio e invertir en una buena agencia de branding es siempre la mejor decisión. Pero las empresas cambian, los tiempos cambian y por más que se quiera, hacer un rediseño es inevitable, estas son algunas de las circunstancias que marcan el inicio de esa tarea:

 

La compañía fue absorbida, fusionada o comprada.

Esta es una de las situaciones en las que el cambio es inevitable, generalmente los nuevos “dueños” quieren dejar su huella en la empresa o la adquisición generará cambios importantes en la compañía que necesitan ser reflejados en el logo. Es posiblemente una de las situaciones más complejas debido al nuevo reto, en este caso un workshop de branding con los tomadores de decisión es lo más recomendable, ya que suelen haber muchas personas involucradas con distintas opiniones.

 

logos-anteriores-kraft-heinz.gifnuevo-logo-franz-heinz.gif

 

El logo se ve anticuado. 

Aunque a simple vista puede ser una decisión subjetiva, es una de las más convincentes; efectivamente hay tendencias de diseño y visuales, para el público en general es muy fácil identificar cuando un logo se ve fuera de tiempo y suele dar la sensación de una empresa vieja y descuidada. Un claro ejemplo es cuando actualmente vemos el clásico logotipo en 3D con elementos metálicos o cromados muy usados en los 90’s.

 

La compañía cambió de giro o amplió sus servicios.

Es común que algunas compañías hagan cambios radicales en su objeto de negocio o amplíen sus horizontes creando nuevos servicios o productos, en estos casos el cambio se justifica para darle una nueva intención al logo y que comunique lo que se desea; a veces el cambio puede ser incluso por un tema de aplicación del logo a un soporte distinto.

 

redisign-pepsi-logo.png

 

A grandes rasgos estas son las tres situaciones más comunes en las que un cambio en el logo suele ser indispensable; existen varias más de este tipo y aquellas en las que el cambio es solo un tema de “feeling”.

 

Algo que es muy importante considerar es que un logo es la representación gráfica de una marca y una marca puede llegar a ser lo más valioso para una empresa, por lo que es importante tener un acercamiento holístico al tema y considerar todas las partes que pueden afectarse, ahí la importancia de llevar a cabo este procedimiento con profesionales en el tema y no con algún sobrino que estudia diseño; lo mejor siempre será hacerlo bien desde el principio.

Publicado por Damian Martínez Paragraph Mx

Uncategorized

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *